Salvador y los Tomates Limpios

Salvador, productor que asume el reto de una nueva agricultura
Salvador, productor que asume el reto de una nueva agricultura

Lo conocen como ¨Chava¨ en la región y ha construído un modelo exitoso de agricultura familiar.

Sus hijos van a la escuela, son estudiantes galardonados y ayudan en las labores del campo cuando sus responsabilidades académicas se lo permiten.

Él y su esposa trabajan la tierra para engorda de borregos y producción de tomate rojo y maguey; los borregos y los magueyes terminan sus días ¨hechos barbaca¨ como cariñosamente le dice Chava a uno de los platos más tradicionales y de más alto consumo entre los mexicanos.

(No puedo dejar pasar la oportunidad para reconocer sus habilidades culinarias. Que le saben a lo de la barbaca, le saben, les queda buenísima!)

Otra parte de su tiempo la dedican a cuidar y mantener la huerta; durante corte y cosecha, sus tomates abastecen el mercado local y un pequeño excedente llega a las zonas urbanas más cercanas, una cadena de abastecimiento muy eficiente.

Su tierra, su huerta y la volatilidad de precios han sido tan generosas con ellos que se han comprometido incondicionalmente a buscar un crecimiento intelectual como productores con una disciplinada búsqueda de conocimiento y alternativas para producir.

La huerta de los tomates limpios
La huerta de los tomates limpios

Permanentemente asisten a cursos y charlas de actualización dentro de los programas de Gobierno que benefician su zona y aprovechan los trozos de información de ingenieros y asesores que visitan su invernadero; hoy esta familia ha podido recopilar suficientes datos para implementar modificaciones en su modelo de producción venciendo los temores que implica migrar hacia una nueva tecnología.

Entre otras motivaciones para dar el salto y asumir el reto de una nueva agricultura están su salud y la de su familia, la sanidad y fertilidad de su suelo, la protección de su economía y finanzas personales, así como la protección de su entorno y los recursos naturales que él y su familia aprovechan. El cambio: reducir en sus actividades productivas la descarga de químicos al medio ambiente.

IMG_1139

IMG_1158
Detalle del estado en el que se recibieron y debieron ser trasplantadas algunas plántulas

El primer paso se da en la preparación del suelo: cuatro semanas antes del trasplante se trataron las camas de su invernadero con materia orgánica (lombricomposta), microorganismos de acción específica, ácidos húmicos y fúlvicos y una fuente mineral orgánica de nitrógeno, fósforo y potasio, estableciendo las condiciones para un trasplante exitoso, minimizando la pérdida de plantas por stress o ataques de patógenos, asegurando a la vez sanidad y fertilidad para la raíz que se va a hospedar.

Sus plantas hoy
Sus plantas hoy: foto de la última visita

Durante nuestra última visita encontramos plantas sanas, vigorosas con un potencial productivo alto teniendo en cuenta la formación de los primeros racimos.

Detalle de los primeros racimos
Detalle de los primeros racimos 

Un cuidadoso plan nutricional de aplicación foliar y una aplicación de refuerzo al suelo nos han permitido llegar con Salvador y sus tomates hasta este punto sin aplicar químicos.

Ya vienen los cambios en el cultivo y por ende los cambios en los requerimientos nutricionales para asegurar una cosecha productiva y con altos niveles de sanidad.

La historia de Chava y su familia apenas comienza…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s